¿Qué es el Factoring?

Es un convenio entre la empresa y la empresa factor en función del
cual la empresa cede al factor los créditos nacidos de los contratos de venta de mercaderías
realizados entre la empresa y sus clientes. La empresa que recibe los servicios y que paga un precio, estipulado en el correspondiente contrato se denomina empresa cliente.

Una de las tareas que realiza el departamento financiero de la empresa es gestionar la
cartera de clientes y efectos a cobrar, dado que las empresas fabricantes suelen vender a
crédito su producción. Para realizar esta tarea se ha de organizar un departamento específico con personal especializado en la gestión del cobro a clientes, incluidos los morosos, lo que exige, con cierta frecuencia, contar con el apoyo de unos servicios jurídicos que asesoren en cuestiones específicas y tramiten el cobro por la vía judicial. La pequeña y mediana empresa no suele disponer de la capacidad y medios para organizar un departamento que lleve a cabo estas tareas con suficiente eficacia.

¿Que cometido tiene una empresa de Factoring?

Las empresas de factoring surgen para realizar la gestión de cobro del crédito a clientes por
cuenta de las empresas con las que contratan la prestación de estos servicios. Son, por lo
tanto, empresas especializadas que obtienen además economías de escala al gestionar la
cartera de clientes de un gran número de empresas clientes. La empresa que presta estos
servicios se denomina factor
Los servicios que presta el factor son:
-la gestión de cobro de estas cuentas.
-la investigación de la solvencia y calidad de las empresas deudoras.
-la financiación de la mayor parte del volumen de la cuenta (frecuentemente hasta el 80%
del total), esta opción es alternativa, la empresa de factoring puede financiar o no.
-la cobertura del riesgo de impagados (esta opción es también alternativa, puede ser con
recurso o sin recurso, dependiendo del contrato).
De este último servicio se puede deducir que existen dos tipos de factoring:
-con recurso: el riesgo de impago del efecto lo sigue soportando quien poseía inicialmente
la letra (tomador) llevada a la empresa de factoring (esto se asemejaría al descuento en el
banco)
-sin recurso: el riesgo de impago se traslada a la empresa de factoring.
Antes de hacerse cargo de las cuentas a cobrar el factor las examina rechazando las que
considere de muy dudoso cobro. Para la relación futura suele fijar un límite de riesgo que está
dispuesto a asumir por cada deudor de la empresa. También suele exigir que junto a la factura,
letra o documento de venta, se presente una copia del pedido del cliente y en caso de impago
por no haber cumplido la empresa su compromiso en cuanto a calidad o cantidad de las
mercancías vendidas, el factor repercutirá sobre ésta los impagados (aunque se hubiese optado por la opción de cobertura de impagados).


Las ventajas del factoring para la empresa cliente son:


-disminución del trabajo administrativo y de sus costes al eliminar el departamento de
créditos a clientes.

-obtención de liquidez a través del descuento de los créditos pendientes de cobro.
-utilización del servicio de análisis de riesgos de los clientes potenciales que proporciona el
factor y que las pequeñas y medianas empresas no pueden realizar por sí mismas.
-eliminación de fallidos y de la previsión de riesgos para los créditos aceptados por el
factor.
Los inconvenientes son:
-su coste que suele ser elevado ya que el factor percibe una comisión por sus servicios,
incluyendo el riesgo de incobrables que asume.
-intromisión del factor en la relación con los clientes y en la información contable y
financiera que le afecta así como la posibilidad de pérdida de algún cliente si aquél es
excesivamente riguroso con éstos.
El factoring resulta también muy interesante en operaciones de comercio exterior al
eliminar los inconvenientes de:
-la falta de información sobre los posibles compradores extranjeros.
-la gestión de cobro a éstos clientes.
En general, con la salvedad del denominado factoring reservado, es necesaria la
notificación a los clientes de la cesión de créditos. Los clientes de la empresa tienen la
obligación de pago frente al factor siempre que no exista otra persona con derecho preferente
al pago.
Existen variaciones sobre esta filosofía del factoring en la que la empresa puede ceder al
factor un solo cliente o un área concreto de negocio, todo ello debe quedar claramente
especificado en el contrato ya que, de lo contrario, se sobreentiende que todo pasa al factor.
Un caso específico es el que presentan las grandes áreas comerciales que suelen tener sus
propias empresas de factoring que se ofrecen directamente a los proveedores de ellas.
También la empresa puede contratar distintos clientes con distintos factores. Esta idea
especialmente, se puede realizar cuando se quiere adelantar dinero.
El factor suele cobrar dos tipos de remuneración:
-comisión de factorización: suele componerse de una comisión por gestión de cobro, otra
comisión por servicios administrativos prestados y otra comisión por cobertura del riesgo de
impagados.
-intereses por el anticipo de fondos (se calculan utilizando la ley financiera simple del
descuento comercial). Normalmente solo se anticipa dinero por un porcentaje del total de la
remesa.
-la comisión de factorización lleva IVA.

Cálculo del importe que nos entrega la empresa de factoring si nos adelanta el cobro
de un conjunto de facturas:
Suponiendo:
S: importe de la remesa que se cede al factor
R: retención que se queda el factor en el momento inicial (% sobre el que no me van a dar
anticipo)
d: tipo de descuento anual
VM: vencimiento medio de los vencimientos de la remesa, días que en promedio tiene la
cartera hasta su vencimiento.
ti: tipo impositivo de IVA
E: importe entregado en el momento 0
( ) (1 ) 360
*
1 1 i Comisiones t
d VM E S R − + ⎥

⎤ ⎢

⎡ = − −
Gráficamente
E S, SR
0 VM
En el momento 0 recibimos E
En el momento VM recibimos SR
En el momento VM entregamos S
Cálculo del coste efectivo
Para obtenerlo igualaremos las cantidades entregadas a las recibidas y buscaremos el tipo
de interés que consigue que se cumpla esa igualdad
(1 ) 365 (1 ) 365
VM VM
E SR i S i − − + + = +
En general la financiación es más cara que la ofrecida por el descuento bancario. Sin
embargo ofrece un conjunto de servicios nada despreciables sobre todo en las operaciones de
exportación. Se trata de una operación muy flexible y en consecuencia nada estandarizada por
lo que hay que leer atentamente el contrato que se firma.

Deja un comentario

Cerrar menú