FUENTES DE FINANCIACIÓN A CORTO PLAZO

Las inversiones tanto en activos fijos como en activos circulantes que emprende la
empresa para llevar a cabo su actividad requieren la obtención de fondos. La naturaleza
de estos medios de financiación está en función de criterios de distinta índole. Así se
pueden clasificar en función del plazo (corto y largo plazo), de su procedencia (ajenos y
propios) y en función del ámbito de las operaciones a financiar (públicos y privados,
fijos y circulante, etc).
Desde el punto de vista financiero es preciso conocer la operativa de las distintas
alternativas de financiación a las que la empresa tiene acceso para que ésta seleccione
aquella que más le convenga. El mayor o menor grado de acierto en la elección de la
mejor alternativa de financiación, el grado de negociación, el éxito o fracaso de las
distintas políticas (endeudamiento, dividendos, estructura de capital) a las que todo
responsable en el ámbito financiero se enfrenta dependen, en gran medida, del dominio
que se tenga de la operativa propia de cada alternativa de financiación. Muchas de las
políticas y decisiones que se tomen en la empresa van a depender del conocimiento que
se tenga de estas alternativas.
La operativa de las operaciones financieras que se realizan dentro de la empresa se
presentarán atendiendo a la siguiente clasificación:

  1. Financiación a Corto Plazo
    • Financiación espontánea. Crédito Comercial
    • Descuento Comercial
    • Factoring
    • Confirming
    • Créditos en Cuenta Corriente
    2
  2. Financiación a Medio y Largo Plazo
    • Créditos en Cuenta Corriente
    • Préstamos Bancarios
    • Leasing/Renting
    • Emisión de Títulos
    Desde una perspectiva de valoración financiera, la distinción entre una operación de
    corto y una operación de largo plazo hay que buscarla no tanto en si la duración de la
    operación no alcanza o rebasa el año, sino en la clase de ley financiera con la que se
    valora la operación.
    Normalmente se suelen utilizar leyes financieras simples en las operaciones de corto
    plazo y leyes financieras compuestas en las operaciones de largo plazo.
    Recordatorio:
    Leyes financieras simples (el descuento comercial C0=Cn(1-dn/360) y el descuento
    racional C0=Cn /(1+in/360) y la capitalización simple Cn=C0(1+in/360)).
    Leyes financieras compuestas (el descuento C0=Cn(1+i)-n
    y la capitalización
    compuesta Cn=C0(1+i)n
    ).
    Cada una de las operaciones que vamos a estudiar se va a regir por una ley concreta,
    es decir que para calcular la equivalencia de capitales en el tiempo se empleará una de
    estas leyes que hemos nombrado.
    En cada operación de las que vamos a estudiar vamos a seguir el mismo esquema:
    -una descripción de la operativa de esa fuente de financiación.
    -cálculo de los capitales con la ley financiera que sigue la operación y sus
    características comerciales específicas.
    -obtención del coste de la operación y de la TAE que ofrece la entidad financiera de
    esa fuente de financiación.
    En todas las fuentes por seguir la normativa del Banco de España el cálculo de la
    TAE se realizará empleando la capitalización o el descuento compuesto. La TAE será
    3
    aquel tipo de interés que iguale los capitales entregados a los capitales recibidos en una
    operación, empleando para establecer la equivalencia las leyes compuestas.
    La TAE inicialmente surgió para indicar al inversor una medida homogénea del coste
    o de la rentabilidad de una operación. Sin embargo, como se debe calcular siguiendo
    una serie de normas concretas este coste no es real por ello nosotros calcularemos
    también el coste real de la fuente de financiación (siguiendo el mismo esquema que para
    la TAE) y la TAE o coste que presenta la entidad financiera.
    Por tanto hay que diferenciar el cálculo de la fuente de financiación con su ley
    concreta del cálculo, del coste de la fuente (TEO o TAE) en el que se utilizará siempre
    independientemente de la operación de que se trate, las leyes financieras compuestas.
    También como recordatorio apuntar que una serie de capitales se pueden unificar en
    un único capital con un vencimiento que se denomina vencimiento medio. Para ello el
    conjunto de capitales se juntan en uno único que sea la suma de todos ellos y localizado
    éste en un punto denominado vencimiento medio. Su cálculo sería el siguiente:
    El capital único tiene por cuantía la suma de las cuantías de los efectos.
    En el presente caso el capital único será N, N= N1+……+ Nm.
    El vencimiento medio tiene como expresión:

Deja un comentario

Cerrar menú