Innovaciones de producto versus proceso

Innovaciones de producto versus proceso

Esta tipología de innovaciones suelen ser de carácter tecnológico y consisten en la aplicación de una nueva tecnología a usos prácticos, ya sea un producto o un proceso. Si es de producto, la innovación se produce en el momento de la comercialización y si es de proceso en el momento de su primera aplicación industrial. Las innovaciones de producto suponen desplazamientos hacia arriba de la función de producción y las de procesos la creación de nuevas funciones de producción. En cualquier caso, la clasificación de las innovaciones depende de la perspectiva que se adopte: una nueva máquina, por ejemplo, es una innovación de producto para la empresa fabricante de la misma pero es una innovación de proceso para la empresa en la que se instala para su utilización. Estos tipos de innovación a menudo van emparejados, ya que nuevos procesos pueden permitir la elaboración de nuevos productos. Una nueva tecnología de proceso puede hacer que sea técnicamente posible fabricar algo que estaba concebido como idea para un nuevo producto. Aunque las innovaciones de producto suelen ser más visibles que las innovaciones de procesos, ambas son igualmente importantes para las empresas.

Innovaciones de producto

Suponen el desarrollo de productos nuevos o perfeccionados. Los productos pueden estar compuestos de componentes ensamblados o no. Si los productos no están compuestos de componentes ensamblados, por lo general están compuestos de uno o unos pocos materiales (el cristal de una ventana, por ejemplo, o productos químicos). Son productos que normalmente no admiten mejoras incrementales sino que una vez introducidos en el mercado se comercializan con la misma forma y prestaciones a lo largo de su ciclo de vida. Sin embargo, los productos ensamblados son un sistema formado por un conjunto de partes o componentes interrelacionados. El éxito del producto (y también sus modificaciones posteriores) van a depender de los propios componentes y de la manera en la que los componentes se vinculan para configurar el producto. Cada componente tiene su propio diseño, tecnología, y realiza una función específica. Las innovaciones de los componentes modificarán los conocimientos sobre el componente y darán lugar a uno nuevo o a mejoras en sus características funcionales. Las relaciones entre los componentes son el elemento fundamental de la estructura del producto pues permite integrar a los componentes en un todo homogéneo. Las innovaciones en las relaciones entre los componentes dan lugar a una nueva forma de unión entre los componentes, reconfigurando el sistema. Al combinar componentes (actuales y nuevos) con relaciones entre componentes (actuales y nuevas) obtenemos según Henderson y Clark cuatro tipos de innovaciones. Componentes Actuales Nuevos Relaciones entre componentes Actuales Incremental Modular Nuevas Arquitectónica Radical La innovación radical ya ha sido tratada con anterioridad. Desde esta perspectiva supone un producto totalmente nuevo tanto en sus componentes como en la configuración en la que dichos componentes se unen. En cuanto a la innovación incremental y desde esta perspectiva, se apoya en la mejora de los componentes actuales, manteniendo la misma estructura de relaciones. La innovación modular surge al modificar alguno de los componentes del producto, aunque la estructura de relaciones siga siendo la misma. Es de crucial importancia que los componentes, actuales y nuevos, sean compatibles para que siga existiendo el equilibrio que da lugar al producto. Es una innovación muy importante que facilita la división del producto en partes y permite al usuario adquirir los componentes que considere oportuno. Los actuales automóviles suponen un ejemplo de diseño modular. La innovación arquitectónica utiliza componentes conocidos en una nueva configuración, no suponiendo ningún avance en los componentes que se están aplicando. Sin embargo, a veces simplemente una nueva reconfiguración puede dar origen a un producto nuevo. Por ejemplo, la máquina de escribir Remington Número 1, la primera en ofertarse al público en general en 1874, era una síntesis de muchas tecnologías existentes y de muchos elementos mecánicos de uso general en aquel momento: tecnología de aparatos de relojería, de telégrafo, de máquinas de coser, de un piano… En algunas ocasiones las innovaciones arquitectónicas vienen de la mano de nuevos entrantes que toman conciencia de las posibilidades de combinación de tecnologías existentes.

Innovaciones de proceso

Las innovaciones de proceso son avances técnicos que consiguen reducir el coste de fabricar productos actuales. En general se centran en buscar mejoras en la efectividad y en la eficiencia de la producción, mediante, por ejemplo, la reducción de las tasas de defectos o el incremento en la cantidad de producción obtenida por unidad de tiempo. Pueden ser innovaciones radicales que provocan caídas espectaculares de los costes, o innovaciones incrementales que consiguen reducciones más modestas. Las innovaciones radicales en procesos llevan a formas esencialmente diferentes de fabricar un producto, que se reflejarán en el coste o calidad del mismo a veces con mejoras espectaculares de la productividad. Suelen apoyarse en la eliminación o combinación de etapas del proceso o en la introducción de una nueva tecnología de proceso. Suelen surgir desde dentro de un sector industrial y requieren fuertes inversiones en investigación de procesos. Pero entre dos mejoras radicales, habitualmente se producen mejoras incrementales de los procesos en las que se van mejorando algunas etapas del proceso, se producen mejoras en las máquinas utilizadas o se producen mejoras por el aprendizaje mediante la práctica. También dan lugar a pequeñas reducciones en los costes de producción.

Deja un comentario

Cerrar menú