[Introducción]-Innovación

[Introducción]-Innovación

El objetivo de este tema no es otro que el de desarrollar de forma concisa algunos
de los conceptos fundamentales cuando se habla de la actividad innovadora de las
empresas. Así se pretende alcanzar un mayor conocimiento sobre este tema tan
interesante y crucial para las organizaciones empresariales. Ya que, aunque la
innovación es un factor de supervivencia, existen muchas empresas que a pesar de
innovar han fracasado a la hora de convertir la innovación en una ventaja competitiva
sostenible.

Podemos hablar de la economía de la innovación como una disciplina muy amplia
que abarca el estudio de todos los aspectos económicos asociados a la innovación, tanto
a nivel macro como a nivel micro. La economía de la innovación y el cambio técnico
constituye un área de investigación que ha sido, durante bastante tiempo, poco
considerada por el núcleo duro de las disciplinas económicas. Sin embargo, durante los
últimos años la economía y la metodología que de ella se desprende han contribuido de
forma importante en el estudio de todo un conjunto de cuestiones relacionadas con la
innovación, la tecnología y el cambio técnico. Los enfoques utilizados para el estudio de
la innovación han sido múltiples: la macroeconomía, la microeconomía neoclásica, la
economía industrial, la teoría de juegos, la teoría evolucionista, la dirección estratégica,
la teoría de los recursos y capacidades, la teoría de la capacidad de absorción del
conocimiento, etc. En esta asignatura no pretendemos ser exhaustivos ni desarrollar
cada uno de los enfoques anteriores, sino presentar algunos de los problemas estudiados
en el ámbito del desarrollo de la estrategia innovadora de las empresas.
Desde un punto de vista económico y social, el efecto neto de la innovación en la
sociedad es netamente positivo. El impacto agregado puede observarse a través del
Producto Interior Bruto PIB. Los economistas han demostrado que las tasas de
crecimiento del PIB no pueden ser imputadas enteramente al crecimiento en el capital y
el trabajo, quedando un crecimiento residual que es debido al cambio técnico. Es el
llamado Residuo de Solow. Así la innovación tecnológica incrementa la cantidad de
output que es posible alcanzar con una determinada cantidad de capital y trabajo. Este
output se traduce en bienes que adquieren los individuos mejorando su calidad de vida,
por lo que se infiere un efecto positivo de la innovación. La tecnología se aplica, por
ejemplo, a la búsqueda de medicamentos que alivian enfermedades y aumentan la
esperanza de vida, y se aplica a la resolución de problemas prácticos de todo tipo.
No obstante hay quien dice que la innovación y la tecnología también presentan
externalidades negativas como por ejemplo la polución derivada de ciertas tecnologías
de producción, los efectos medioambientales negativos que presentan ciertas
tecnologías agrícolas y de pesca o la resistencia de algunas bacterias a los antibióticos
provocada por ciertas tecnologías médicas. Algunos presentan a la tecnología como
deshumanizadora, como por ejemplo Charles Chaplin en su película Tiempos Modernos
o como una amenaza para nuestra cultura como George Orwell en 1984, o como un
peligro para las vidas humanas como se ha demostrado en ciertos episodios bélicos
acaecidos en el sigo XX.


A nivel empresarial, en muchas industrias la innovación es el inductor más
importante de la ventaja competitiva. Más de un tercio de las ventas y beneficios de las
empresas de algunos sectores provienen de productos que se han desarrollado en los
últimos cinco años. Por ejemplo, en la empresa 3M el 45% de las ventas se debe a
productos desarrollados en los últimos cinco años.


La importancia creciente de la innovación se debe en parte a la globalización de
los mercados ya que la competencia en el extranjero ha presionado a las empresas para
producir productos y servicios diferenciados y para reducir sus costes a partir de
procesos nuevos más eficientes. Otro factor determinante han sido los avances en las
tecnologías de la información tales como el diseño asistido por ordenador, la fabricación
asistida por ordenador y las tecnologías para la fabricación flexible. Todo ello ha
permitido a las empresas tener una cartera de productos muy amplia con la que penetrar
en casi cualquier nicho de mercado sin incurrir en unos costes muy elevados y con la
celeridad que requiere el mercado. Los líderes de las industrias marcan un ritmo muy
rápido para las innovaciones obligando a los competidores a seguir ese ritmo
desencadenando un cambio en toda la industria que supone la reducción de los ciclos de
desarrollo y la introducción más rápida de nuevos productos. Los ciclos de vida de los
productos se han reducido obligando a las empresas a centrarse en la innovación como
un imperativo estratégico.


Pero en la carrera por innovar algunas empresas se precipitan sin establecer una
estrategia clara, iniciando muchos más proyectos de los que pueden sostener o eligiendo
proyectos no adecuados a sus recursos y objetivos empresariales. Esto se traduce en
ideas innovadoras que finalmente no se convierten en productos de éxito, pues no
resultan técnicamente viables o no son capaces de generar beneficios comerciales. Es el
llamado embudo de la innovación. En la industria farmacéutica sólo uno de cada 10.000
compuestos tiene éxito como fármaco, con un tiempo de desarrollo desde el
descubrimiento hasta el lanzamiento al mercado de 12 años.


La mejora de la tasa de éxito en la innovación requiere de una estrategia bien planteada.

CONCEPTOS GENERALES

Cuando se estudia el tema de la innovación y del cambio técnico son muchos los conceptos que surgen en la literatura: investigación básica, investigación aplicada, desarrollo, innovación, tecnología, ciencia, conocimiento… Lo primero de todo será dar una escueta definición de los mismos para después repasar algunas concepciones sobre cómo se desarrolla el proceso de la innovación. Conocimiento El conocimiento es información combinada con la experiencia, el contexto, la interpretación y la reflexión. Es una creencia verdadera justificada que un individuo sostiene acerca de las relaciones causales entre fenómenos. Las creencias de la personas son distintas y por lo tanto son distintos los puntos de vista que la personas tienen ante una misma situación. La naturaleza del conocimiento resulta algo básico para la facilidad de imitarlo. El conocimiento que incorpora una innovación o una tecnología puede ser tácito o codificable. ¡MERCADO! € € € € € El conocimiento codificable o conocimiento explícito es aquel que se puede transmitir y recibir fácilmente entre especialistas que utilizan el mismo lenguaje y los mismos códigos de comunicación. Es formal y sistemático y puede estar recogido en objetos (insertado en productos, máquinas y procesos) o en información (almacenado en reglas, normas técnicas, manuales de procedimientos, derechos de propiedad industrial). Está expuesto al espionaje industrial y si no está patentado o registrado será fácilmente imitable por lo que la ventaja competitiva que pudiera alcanzarse con él no será sostenible. El conocimiento codificable puede trasladarse en planos o en un archivo o documento informático y puede interpretarse con facilidad. Sin embargo el conocimiento puede ser tácito, difícil de articular y por lo tanto de transferir. Se denomina también know-how y es la aptitud o la habilidad práctica acumulada que permite a alguien hacer algo sin dificultad y con eficiencia. Es el conocimiento práctico subjetivo que adquiere una persona por haber estado inmersa en una actividad durante un largo periodo de tiempo. Se revela mediante la aplicación y se adquiere a través de la práctica. En el caso de las organizaciones, radica en las habilidades de los empleados y en las rutinas organizativas que las conectan. Por lo tanto, para que la imitación del conocimiento tácito sea posible se deben replicar dichas rutinas y habilidades en otras empresas. Lo cual no resulta sencillo. El conocimiento también puede ser colectivo; el que un individuo comparte con otros. Puede estar presente en un grupo, conocimiento de equipo, o formar parte de todo el conocimiento más general de la empresa, rutina organizativa. Los equipos de trabajo tienen un conocimiento tácito relacionado con la manera en que los miembros del equipo se relacionan y trabajan juntos en la ejecución de una tarea y un conocimiento explícito que tiene que ver con el conocimiento que el equipo en conjunto posee en relación con la comprensión de la tarea que tiene encomendada. El primero se forja con el tiempo por las interacciones únicas entre los miembros, es etéreo y amorfo y está incrustado en el trabajo práctico. Es difícil de imitar. El segundo se debe al conocimiento que los individuos tienen sobre la tarea a realizar, pero el del equipo es mayor que la suma del conocimiento de todos los individuos que lo integran. Ejemplo Lectura 2: Conocimiento de equipo; pag. 10. Capítulo 1 manual Esteban Fernández.

Ciencia

Llegados a este punto podemos definir lo que se entiende por ciencia. Como recoge Fernández, etimológicamente la ciencia equivale al saber. Se caracteriza por orientarse a la búsqueda de conocimientos sobre un determinado objeto dentro de un proceso de pensamiento. En la ciencia los conocimientos están relacionados entre sí de forma definida y coherente, constituyendo una estructura, por lo que la comprensión del todo requiere el conocimiento previo de las partes y sus relaciones. De igual manera no es posible comprender una parte cualquiera hasta que no se conozca, al menos, cómo está relacionada con las otras partes y con el todo. El científico debe ejercer su juicio personal en la elección de los temas de investigación, en la formulación de las preguntas que han de contestarse o en los métodos a emplear. La mayoría de la ciencia es investigación básica, realizada de forma desinteresada y por mera curiosidad intelectual. Se concibe como conocimiento explícito, que utiliza un lenguaje y un contexto claros, lo que facilita su difusión social. Los científicos suelen estar preocupados por generar resultados que pueden ser difundidos mediante publicaciones científicas, y sus incentivos se basan sobre dichas publicaciones. Lectura 3: Fraudes científicos Pag 14. Capítulo 1 manual Esteban Fernández.

Tecnología

Si bien la tecnología tiene muchos solapamientos y cruces con la ciencia no es lo mismo que ésta. Como señala este autor, existe una tendencia a asociar la tecnología casi exclusivamente con los aparatos y las máquinas que funcionan, marginando los aspectos relacionados con el conocimiento. Tecnología implica la aplicación sistemática del conocimiento científico u otro conocimiento organizado a tareas prácticas. Requiere de un deseo de actuar en un sentido establecido con objeto de solucionar algún problema determinado. Dasgupta y David (1991) desarrollan una distinción entre científicos y tecnólogos. Los científicos están preocupados por hacer una investigación que pueda ser publicada. En cambio la preocupación de los tecnólogos es la de hacer investigación para generar beneficios. Sus incentivos están estudiados para que se puedan desarrollar innovaciones rentables en el menor tiempo posible. Ahora bien, claramente existe una relación entre ciencia y tecnología: los avances científicos pueden representar la primera fase de los avances tecnológicos. Sin embargo, la actividad de los científicos genera menos beneficios y, por tanto, necesita una fuente de financiación distinta, que suele ser el dinero público. Las relaciones entre ciencia y tecnología son múltiples y se dan en ambas direcciones. La ciencia contribuye a la tecnología en un conjunto amplio de aspectos: nuevo conocimiento que sirve como fuente de ideas para nuevas tecnologías, herramientas, conocimiento y técnicas para nuevos diseños, instrumentos de investigación, técnicas de laboratorios y métodos de análisis que pueden utilizarse en prácticas y diseños industriales, prácticas de investigación que dotarán de habilidades y capacidades a personas para aplicarlas luego en tecnología, creación de una base de conocimiento que capacite para unas estrategias más eficientes de investigación aplicada, desarrollo y nuevas tecnologías. La contribución de la tecnología a la ciencia se plasma en ofrecer nuevas cuestiones científicas para investigar y en la provisión de instrumentos y técnicas para resolver las cuestiones científicas de forma más eficiente. Como señala Teece (1986), está comúnmente aceptado que existen dos estados en la evolución o desarrollo de una ciencia o tecnología: el estado preparadigmático y el paradigmático. En la fase preparadigmática, no existe un único y generalmente aceptado concepto en un campo dado, no existe un consenso y en el mercado no existe una tecnología establecida. Las empresas compiten por controlar los estándares. En la fase preparadigmática coexisten varias tecnologías de camino que proceden de la ciencia básica y aplicada y del conocimiento tecnológico. Es una etapa de gran incertidumbre para las empresas porque se encuentran ante el dilema de desear mantener múltiples tecnologías de camino activas para efectuar pruebas junto con la imposibilidad de dotar recursos suficientes y desarrollarlas en un breve periodo de tiempo. La fase preparadigmática se caracteriza por lo rápido que cambia la tecnología. Son muy importantes los factores científicos y las actividades de I+D en el proceso innovador. Si la innovación en ciernes es difícil de imitar, el innovador en esta fase preparadigmática tendrá el tiempo necesario para realizar todas las pruebas necesarias hasta encontrar el diseño adecuado, el diseño dominante. El estado paradigmático existe cuando un cuerpo teórico parece haber pasado el canon de aceptabilidad científica. La existencia del paradigma dominante señala la madurez científica y la aceptación de unos estándares que permanecerán vigentes hasta que el paradigma sea modificado. En esta fase la competencia se basa en los precios y en la preocupación por las economías de escala y aprendizaje que permitirán rebajar los costes de producción. Un paradigma tecnológico es un modelo y un patrón de soluciones a un tipo selecto de problemas tecnológicos, basado en una selección de principios derivados de las ciencias naturales y de las tecnologías materiales. Tras una etapa preparadigmática en la que las empresas compiten entre los diseños propios, un diseño aparece como el más aceptado en el mercado o el más prometedor. Será aquel diseño que sea capaz de satisfacer las necesidades de un mayor grupo de clientes. Aparece el diseño dominante, pero esto no quiere decir que la innovación se paralice. Desde un punto de vista de estrategia tecnológica, lo importante es estudiar cómo se distribuyen los beneficios derivados del diseño dominante entre el innovador y el seguidor o seguidores. El innovador puede ser el responsable de los principales conocimientos científicos y del diseño básico del nuevo producto. Pero si la imitación es relativamente fácil, los seguidores pueden entrar en la lucha, tratando de modificar el producto de forma importante. Tratarán de hacerlo antes de que el estándar se fije en la industria obteniendo ventaja sobre el innovador. Si el diseño dominante es difícil de imitar, el innovador cuenta con más posibilidades de aprovecharse de los beneficios de la innovación. Lectura 4: Etapa preparadigmática en el sector del automóvil, pag 31, Capítulo 1 Manual Esteban Fernández.

Investigación y desarrollo tecnológico

Siguiendo el Manual de Frascati (OECD, 2002) podemos distinguir entre las distintas acepciones del término investigación y desarrollo. Investigación y desarrollo tecnológico comprende los trabajos creativos que se emprenden de modo sistemático a fin de aumentar el volumen de conocimiento, incluyendo el conocimiento del hombre, la cultura y la sociedad, así como la utilización de ese conocimiento para concebir nuevas aplicaciones. Comprende la I+D básica, aplicada y el desarrollo tecnológico. En cambio, no son investigación y desarrollo la educación, la información científica y técnica, la recogida de datos de carácter general, los ensayos de rutina, los trabajos ordinarios de normalización, la asistencia médica especializada, las tareas administrativas y jurídicas sobre patentes y licencias, el análisis y seguimiento de políticas, programas y actuaciones de la empresa, los estudios de viabilidad, las actividades rutinarias de desarrollo de software ni otras actividades industriales (OECD, 2002). La I+D básica comprende los trabajos originales emprendidos con el fin de adquirir conocimientos científicos nuevos. No está orientada principalmente a un fin o aplicación práctica específica. Por su parte la I+D aplicada comprende los trabajos emprendidos con el fin de adquirir conocimientos científicos o técnicos nuevos. Está orientada a un objetivo práctico determinado. El desarrollo tecnológico es la utilización de los conocimientos existentes para la producción de nuevos materiales, dispositivos, productos, procesos, sistemas o servicios o para su mejora sustancial, incluyendo la realización de prototipos e instalaciones piloto. Varias cuestiones diferencian a la investigación básica de la aplicada: el grado de apropiabilidad de los resultados conseguidos, la posibilidad de alterar las condiciones de la competencia y el grado de incertidumbre asociado a la investigación. En algunos estudios se pone de manifiesto una relación entre apropiabilidad de los resultados conseguidos con la investigación y el grado aplicabilidad. Así cuanto más general es la investigación más difícilmente apropiables son sus resultados y menos incentivos tendrán las empresas a llevarla a cabo internamente de forma individual. Por otro lado, la investigación aplicada tiene una orientación hacia una utilidad práctica que desembocará en una aplicación comercial concreta que puede modificar las condiciones de competencia en la industria. En la investigación básica, en cambio, la utilidad inmediata es más difícil, por lo que las empresas tienen menos incentivos a llevarla a cabo. Por este motivo en muchas ocasiones son las universidades y centros públicos las que realizan este tipo de investigación. Como se verá en otro apartado, las universidades son el motor de la investigación básica llevada a cabo por un país: en Estados Unidos el 60% de la investigación básica del país la realizan estas organizaciones, siendo este porcentaje comparable al de otros países. Sin embargo, como señalan algunos autores (Cohen y Levinthal, 1989), las empresas necesitan llevar a cabo un mínimo de investigación básica que les permita absorber el conocimiento generado fuera de la organización, además de estar al tanto de los avances científicos. La investigación básica permite desarrollar en la empresa su capacidad de absorción de conocimiento1 . Por último se debe señalar que cuanto más básica es la investigación, mayor es el grado de incertidumbre asociado a ella y más largo es el período necesario para recuperar la inversión realizada. Por lo tanto la investigación más aplicada es la que presenta en principio una mayor probabilidad de éxito y tiene asociado un menor riesgo.

Innovación

Para terminar con este repaso de los conceptos y siguiendo al INE (2000), las innovaciones tecnológicas son nuevos productos y procesos, así como modificaciones tecnológicas importantes de los mismos. Una innovación se considera como tal cuando es introducida en el mercado, en el caso de las innovaciones de producto, o utilizadas en un proceso, en innovaciones de proceso. Podemos distinguir innovaciones totales de producto, que son aquellas que presentan diferencias significativas respecto a las existentes en cuanto a finalidad, prestaciones, características, propiedades técnicas, etc. Pueden obtenerse con tecnologías nuevas o combinando tecnologías ya existentes. En cambio, las innovaciones progresivas de producto son las referidas a productos ya existentes cuyos resultados han sido sensiblemente mejorados. Por otro lado se puede hablar de innovación de procesos, que es la adopción de métodos de producción nuevos o sensiblemente mejorados, resultado de modificaciones en el equipo y/o en la organización de la fabricación. Como señala Stoneman (1995), la evidencia empírica sugiere que las innovaciones de producto y de proceso tienden a moverse de forma paralela. Pero además del término innovación tecnológica, se puede hablar también de innovación organizativa, reconociendo que el planteamiento de nuevos métodos de 1 La capacidad de absorción se compone de las habilidades que tiene una empresa para reconocer el valor de la nueva información, asimilarlo y aplicarlo para fines comerciales. Para Cohen y Levinthal (1990) la premisa de la teoría de la capacidad de absorción es que la empresa necesita tener un conocimiento anterior sobre un tema para poder asimilar y absorber el nuevo conocimiento. Por eso la capacidad de absorción de la empresa se relaciona con la inversión que la misma realiza en actividades de I+D, inversión que satisface dos funciones: por un lado la actividad de I+D genera nuevo conocimiento y por otro lado, y a partir de dicho conocimiento, contribuye a formar la capacidad de absorción de la empresa. Esta capacidad de absorción determina el modo en el que la empresa asimila el conocimiento generado externamente a ella. organización del trabajo en ámbitos como la gestión de la mano de obra, la distribución, las finanzas o la fabricación pueden tener efectos positivos sobre la competitividad. Este término puede cubrir también la innovación en los modelos de empresa, así como la utilización de relaciones externas con otras empresas. Por último, una innovación de comercialización es la implementación de nuevas estrategias o conceptos que difieran significativamente de los anteriores y que no hayan sido utilizadas con anterioridad. Debe ser un cambio significativo en el diseño del producto, en el envase del mismo, en su posicionamiento o en su promoción o precio. Estas innovaciones buscan la búsqueda de nuevos mercados pero no los nuevos usos del producto.

Deja un comentario

Cerrar menú